Imprimir
Categoría: Cursos Abalance Pilates
Visto: 7054

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Síndrome Cruzado

El síndrome cruzado es un desequilibrio entre la musculatura anterior y posterior del tronco a nivel del pecho, hombros y espalda alta (síndrome cruzado superior) y entre la musculatura de la zona abdominal, de la cadera y la espalda (síndrome cruzado inferior). El método Pilates ayuda a corregir este invalance muscular. Más adelante veremos como.

Ahora veamos más sobre el síndrome cruzado según Vladimir Janda en detalle, según el siguiente estracto del libro " Aplicación clínica de las técnicas neuromusculares ".

"* Cuando se desarrolla una reacción en cadena en que algunos músculos se acortan (tipo postural 1) y otros se inhiben (tipo fásico 2), aparecen patrones de desequilibrio predecibles. El médico e investigador checo Vladimir Janda (1982, 1983) describe dos de estos patrones, los síndromes cruzados superior e inferior.

SÍNDROME CRUZADO SUPERIOR

El síndrome cruzado superior presenta el siguiente desequilibrio básico:

los pectorales mayor y menor,

todos se contraen y acortan, mientras que

todos se inhiben.

Al instalarse estas modificaciones se alteran las posiciones relativas de cabeza, cuello y hombros, según se verá a continuación.

1. El occipital y C1 y C2 se encontrarán en hiperextensión, con traslación de la cabeza hacia delante. Habrá debilitamiento de los flexores profundos del cuello y tono aumentado en la musculatura suboccipital.

2. Como resultado de ello, las vértebras cervicales inferiores, hasta la 4ª vértebra torácica, se hallarán posturalmente tensionadas.

3. Hay rotación y abducción de las escápulas, dado que el tono aumentado de los fijadores superiores del hombro (trapecio superior y elevador de la escápula, por ejemplo) hace que aquéllas se tensionen y acorten, inhibiendo los fijadores inferiores como el serrato mayor y el trapecio inferior.

Sindrome Cruzado Superior

4. Como consecuencia, la escápula  pierde su estabilidad y el eje de la cavidad glenoidea altera su dirección; esto produce inestabilidad humeral, lo que compromete a la actividad del elevador adicional de la escápula, el trapecio superior y el supraespinoso a mantener su eficacia funcional.

Estos cambios conducen a estiramiento del segmento cervical, a evolución de puntos gatillo en las estructuras tensionadas y a dolor referido a tórax, hombros y brazos. Puede observarse dolor que simula una angina, con declinación de la eficiencia respiratoria.

La solución, de acuerdo con Janda,  consiste en ser capaz de identificar las estructuras acortadas y liberarlas (tensionar y relajar), seguido de reeducación hacia una función más apropiada. Se encontrará que este patrón subyacente central de la disfunción se relaciona con la gran mayoría de los procesos dolorosos de cuello, hombro y brazo, todo lo cual será tema de capítulos posteriores. Cualquiera sea el tratamiento local, la base de una rehabilitación a largo plazo consistirá antes que nada en la consideración y la reforma de los patrones, como es por ejemplo el síndrome cruzado superior.

      

SÍNDROME CRUZADO INFERIOR       

El síndrome cruzado inferior presenta el siguiente desequilibrio básico:

        

 Sindrome Cruzado Inferior

 

Referente bibliográfico

* Aplicación clínica de las técnicas neuromusculares, Volumen 1 Escrito por León Chaitow, Judith DeLany, Editorial Paidotribo, página 55.